Es común ver escritorios llenos de papeles, notas y recordatorios. Sin embargo, cuando estás lleno de cosas en tu espacio de trabajo probablemente no sepas por dónde empezar a ordenarlo.

Recuerda que un espacio de trabajo ordenado puede mejorar tu productividad ya que sabrás en dónde tienes cada cosa y documento importante. Así que sigue estos pasos para hacerlo.

En primer lugar, clasifica las cosas que tienes encima de él. De esta forma sabrás qué necesitas y cuales otros documentos ya no son de utilidad. Te recomendamos que solamente mantengas afuera aquellos papeles y demás cosas que sean esenciales para el proyecto en el que trabajas actualmente. Cuando acabes, guárdalos y saca los de la siguiente asignación.

Una vez que clasificaste, llega el momento de ordenar. Elije un espacio para cada cosa y mantenlas ahí. Es posible que un organizador, revistero, archiveros y lapiceros te sean de mucha utilidad. Ahorran espacio y al no moverlos constantemente te ayudan a conservar las cosas en su espacio.

Un escritorio ordenado mejora la productividad en el trabajo

Cuando tengas todo ordenado y en su lugar, es momento de limpiar tus herramientas de trabajo. Puede ser tu monitor, teclado y ratón o cualquier otro elemento con el que trabajes regularmente, solo trata de acostumbrarte a la limpieza de cada uno.

Por último, busca estandarizar este proceso con práctica y disciplina. De esta manera te darás cuenta de áreas de oportunidad. Por ejemplo, si utilizas muchos post it seguramente será mejor un bloc de notas o un pizarrón de corcho para colocarlos.

Trabajar en un espacio limpio siempre es más agradable, así que busca mantenerlo de esa forma y verás que trabajar se hace menos pesado.

Si buscas que tu empresa se mantenga siempre limpia y en óptimas condiciones, llámanos. En Grupo Build & Better somos especialistas en el servicio de limpieza integral y en el mantenimiento de inmuebles.